Autoclave para vulcanización

En ATTSUKLAUS Fabricamos autoclaves para vulcanizar por medio de las técnicas de vapor directo y vapor indirecto con tercera presión.

Técnica de vapor directo

Se carga el autoclave con los neumáticos o piezas de caucho correspondientes. La puerta se cierra herméticamente, se introduce vapor a presión y se mantiene la temperatura de vapor durante el periodo de tiempo programado. Además, se puede añadir aire comprimido al proceso para aumentar la presión interior por encima de la presión marcada por la temperatura del vapor.

Técnica de vapor indirecto con tercera presión

  1. Se coloca una cubierta de caucho llamada Envelope la cual cubre totalmente el neumático, esta a su vez posee una válvula por la cual ingresa la tercera presión.
  2. Se introducen los neumáticos en el autoclave, se conectan las mangueras para la introducción de la presión y posteriormente, se cierra el autoclave herméticamente.
  3. El vapor proveniente de la caldera no se introduce de forma directa, se introduce a través de un intercambiador de calor donde el vapor calienta el aire que se introduce en el autoclave. A medida que la temperatura aumenta, hasta los 125 °C, se inflan las cámaras que llevan dentro los neumáticos y se introduce presión en el autoclave, esto con una diferencia de 30psi (2,1 bar), hasta que se consigue una presión de 80psi (5,5 bar) en el autoclave y 115psi (8 bar) en los neumáticos.
  4. Posteriormente, se introduce presión a la cubierta que cubre el neumático hasta 60psi (4,2 bar), a esta presión se le conoce con el nombre de tercera presión, al incluir dentro del proceso esta presión se garantiza un mejor pegado y un mejor acabado. Este proceso finaliza en un periodo de 150 minutos.
  5.  Al finalizar este tiempo se descargan las presiones en el siguiente orden: tercera presión, presión neumáticos y por último presión de la cámara.